Sandra Bruno
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Sandra Bruno

Experta en Grafología Empresarial aplicada a la selección y gestión de RRHH

En los tiempos modernos que vivimos donde la Inteligencia Artificial está cobrando a pasos agigantados mayor relevancia en todos los ámbitos de nuestra vida, parece que escribir a mano es cosa del pasado …y nada más lejos de la realidad.

Las empresas, por mucho que evolucionen y que se digitalicen, siguen necesitando y se siguen sustentando en su personal, es decir, en personas. Y si hay algo que distingue a una persona de otra, aparte de su ADN, es su escritura. Por muy parecida que sea una grafía de otra, NUNCA será igual a otra, porque de la misma manera que no puede haber 2 ADN iguales, no puede haber 2 escrituras iguales, por mucho que intentemos modificar nuestra forma de escribir. Esto explica por qué la letra manuscrita cobra en la realidad empresarial una especial relevancia y un valor inimaginable.

 

¿POR QUÉ UNA EMPRESA CONTRATA LOS SERVICIOS DE UN GRAFÓLOGO?

Uno de los campos donde la técnica grafológica resulta ser una herramienta cada vez más utilizada es en los procesos de selección y/o de evaluación de personal con el fin de elegir al candidato idóneo para el puesto a cubrir, principalmente por ser el test proyectivo más completo que existe hoy en día. Como ya lo comenté en otro artículo mío _ http://www.sandracbruno.com/la-grafologia-esa-gran-desconocida/ _ el 90% de las empresas francesas recurren a la grafología como prueba obligatoria en sus procesos de selección de personal y en España es una herramienta en indiscutible auge.

Y no es de extrañar, porque la técnica grafológica, como medio utilizado por RRHH para la selección, gestión, y desarrollo de personas dentro de la empresa, se fundamenta en un estudio tan exhaustivo como extenso del candidato. Gracias a ella, se puede analizar la parte más profunda y auténtica de su personalidad, como su carácter y temperamento, sus motivaciones, capacidades, actitudes, emociones, sentimientos, estado anímico del momento, etc., todo ello a nivel de su INCONSCIENTE, y así poder valorar el tan buscado y necesario TALENTO HUMANO. Esta inmersión a nivel inconsciente de la personalidad del candidato es propia de la técnica grafológica ya que las otras pruebas psicológicas existentes no consiguen hacerlo, siendo su mayor potencial y diferencial. Ningún otro test proyectivo es capaz de ahondar tanto en la idiosincrasia del candidato, básicamente porque la mayoría de ellos deja traspasar la parte más consciente del candidato a través de respuestas dadas con una cruz a preguntas ya hechas por otros. Con la técnica grafológica, no se trata de sustituir esas pruebas, pero sí de complementarlas. De alguna forma, con el informe grafológico, se logra hacer un traje a medida de las necesidades del puesto a cubrir y de la empresa, siendo de alguna forma LA ALTA COSTURA PARA LA SELECCIÓN Y EVALUACIÓN DE RRHH, frente al Prêt-á-Porter de los demás test proyectivos. No se trata de seleccionar a un candidato idóneo sino al más idóneo.

En general, la técnica grafológica se aplica bien al principio del proceso de selección para filtrar la preselección de candidatos, bien al final del proceso para reforzar la entrevista personal a los candidatos ya elegidos. Sin duda, recurrir a los servicios de un grafólogo para una empresa significa mostrar un especial interés en buscar y contratar a personas capaces de comprometerse con la organización, al menos a corto o medio plazo. De hecho, se tiene que considerar como una inversión porque no elegir a la persona adecuada resulta ser muy costoso para la empresa que habrá invertido en ella tiempo, medios y recursos. Al final, utilizar la técnica grafológica puede suponer un gran ahorro para la empresa (ver artículo http://www.sandracbruno.com/la-grafologia-buscando-talento-oculto/).

El grafólogo empresarial o grafólogo de empresa puede ser interno como parte de la plantilla  de la empresa que contrata sus servicios, concretamente del departamento de Recursos Humanos, o externo como profesional experto externo contratado para un proceso de selección puntual, o para todos los procesos de selección que se hacen en la empresa.

Sin duda, la gran ventaja que presenta este tipo de relación es LA IMPARCIALIDAD del grafólogo empresarial en cada momento del proceso de selección.

En cuanto a las competencias básicas más valoradas y requeridas por las empresas y, por tanto, objeto de estudio sine qua non por los grafólogos, destacan, sobre todo para puestos directivos: la integridad (transparencia), además de la honestidad, las cuales son especialmente fáciles de detectar para el grafólogo. Luego, y dependiendo mucho de cada empresa y, por supuesto, del puesto pendiente de cubrir, sobresalen: la capacidad de iniciativa y decisión; la resolución de conflictos; la empatía; el trabajo en equipo; la flexibilidad o adaptación al cambio; la motivación o capacidad de automotivarse y la orientación al cliente (compromiso).

Todo ello nos vendrá dado por los resultados del estudio exhaustivo de los ocho géneros grafológicos, que serían como el abecedario del grafólogo, a saber:

  • El tamaño de las letras
  • La forma de las letras
  • La dirección de los renglones
  • La inclinación de las letras
  • La cohesión de las letras
  • La presión de la escritura
  • La velocidad de la escritura
  • El orden del conjunto escritural

 

¿CÓMO SERÁ LA ESCRITURA MÁS VALORADA EN GRAFOLOGÍA DURANTE UN PROCESO DE SELECCIÓN?

Un escritura legible, limpia, de tamaño normal, de forma mixta, con dirección recta o ligeramente ascendente, con trazos verticales o ligeramente inclinados a la derecha, sin llegar a ser tumbados, cohesión agrupada, presión y trazados netos, estando acompañada de una firma legible, de tamaño igual o ligeramente más grande que el texto, sin rubricar o con rúbrica sencilla y colocada preferentemente a la derecha de la hoja siempre será valorada positivamente por el experto grafólogo.

 

¿QUÉ TIPOS DE ESTUDIO GRAFOLÓGICO EXISTEN EN SELECCIÓN Y EVALUACIÓN DE PERSONAL?

Dentro de los tipos de estudio grafológico que se podrán realizar, todo dependerá del momento del proceso en el que nos ubicamos. Así, y por regla general, se pueden distinguir tres tipos de modelos o tres tipos de estudio de personalidad del candidato:

  • Preselección o filtro inicial de candidatos
  • Selección de candidato/s
  • Evaluación de candidato/s

La fase de preselección de un proceso de reclutamiento es ante todo una prueba de filtro donde primero se descartan a los candidatos con rasgos negativos de personalidad. Luego, dentro del grupo de candidatos no descartados, se formará un grupo de candidatos “limpios” que serán los que más se ajusten a los requisitos del puesto a cubrir. Dentro de esta fase, se puede recurrir a los servicios del grafólogo en dos momentos: al inicio o al final del proceso de selección. Al inicio, se trata de hacer la criba curricular en base a la escritura de cada uno de los candidatos que se presentan. En el final del proceso, cuando solo quedan tres o cuatro candidatos finalistas, la opinión del grafólogo suele ser vinculante para elegir al candidato definitivo.

El segundo tipo de estudio consiste en seleccionar a un candidato entre un conjunto de candidatos anteriormente elegidos por la organización. Pero, en este caso, ya no se trata de realizar un filtro, sino de diferenciar cuál de estos perfiles se adecúa más al perfil concreto que se está solicitando.

El tercer tipo de estudio de personalidad, que es la evaluación de un candidato o de varios candidatos, corresponde a un tipo de encargo que no resulta ser exactamente una selección, puesto que el candidato objeto de estudio ya ha sido seleccionado anteriormente por la empresa, sino más bien de una evaluación para comprobar si el candidato preseleccionado es el adecuado para desempeñar las funciones del perfil buscado.

En los 3 casos, se utilizará el denominado PROFESIOGRAMA GRAFOLÓGICO, o patrón del traje a medida para la adecuada selección del candidato, en base a una serie de parámetros relacionados tanto con la empresa (tipo de empresa en cuanto a categoría y sector de actividad, política de empresa , clima laboral, número de trabajadores, etc.) como con el puesto de trabajo ofertado (grado jerárquico –directivo o subordinado- grado de responsabilidad, número de personas a cargo, tipo de jornada laboral, funciones desempeñadas, competencias generales, además de las específicas y de las no requeridas pero sí valoradas para el puesto) y con el candidato al puesto (edad, nacionalidad, nivel de estudios, diestro o zurdo, etc.), siendo ni más ni menos que la conversión del diseño psicoprofesional del perfil buscado en un diseño grafológico del mismo. Así, el profesiograma permitirá traducir los requisitos del perfil del candidato en ítems grafológicos.

¿Y cuál es LA PRINCIPAL VENTAJA de este método?

La principal y gran ventaja de utilizar el profesiograma grafológico es que solamente podrán pasar el filtro de selección aquellos candidatos que se adecúen exactamente a las características del puesto en cuestión.

A partir de ahí, el grafólogo habrá formado ya tres grupos: Grupo A (los Aptos), Grupo B (los candidatos en reserva o cantera) y Grupo C (No aptos o descartados).

Al fin y al cabo, para el grafólogo, no existe candidato bueno o malo, sino el candidato que mejor se ajuste a las necesidades del puesto vacante y de la idiosincrasia de la empresa.

Entonces, la pregunta es: “¿Te apuntas a la Alta Costura de la búsqueda del talento?”

Fuentes bibliográficas

Cerro Jiménez, Sandra María. Temario “Grafología y Selección de RRHH”. Curso UDIMA

Últimos artículos publicados

La GRAFOLOGÍA EMPRESARIAL: un GRAN PASO hacia LA HUMANIZACIÓN de los RECURSOS HUMANOS

El pasado 20 de Julio se celebraron los 50 años de la llegada del hombre a la Luna. Aquello me hizo pensar en una película que vi en 2016 sobre las figuras ocultas que se escondían detrás de tal hito histórico. Figuras que se han quedado en la oscuridad y silencio del reconocimiento a su grandísima labor para que aquel gran sueño se convirtiera en una realidad.

GRAFOLOGÍA EMPRESARIAL: POSTURA REAL de un candidato VS. POSTUREO LABORAL

Ya se sabe…en Recursos Humanos se pretende premiar la objetividad y la transparencia de los candidatos. Pero, a la hora de la verdad, cualquier profesional de RRHH asume lo sumamente difícil que es acertar en la elección del candidato final.

Ahora bien, la grafología empresarial permite descubrir la verdadera postura vital y actitudinal de los candidatos, y descartar así a los que expertos en fingir un determinado “postureo laboral”.

¿COMPETENCIAS BLANDAS? Y si hablamos de COMPETENCIAS a secas?

Hablar de “Soft skills” o “competencias blandas” es un tema de debate muy recurrente en Recursos Humanos que genera mucho contenido y sobre lo cual la mayoría de la gente suele opinar muy bien. Como tema de conversación en sí, creo firmemente que merece la pena ser tratado y valorado por su clara relevancia a nivel corporativo. Ahora bien, como grafóloga empresarial, no puedo estar más en desacuerdo con esta denominación de “competencias blandas”.