Sandra Bruno
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Sandra Bruno

Experta en Grafología Empresarial aplicada a la selección y gestión de RRHH

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

El mes de Junio del año 2017 se despidió con el fallecimiento de una Mujer con M mayúscula, una Gran Dama de los tiempos modernos, un referente para cualquier ciudadano y humanista, acérrima defensora de los derechos de la mujer y un referente en el marco político europeo: me refiero a la gran SIMONE VEIL.

Si la palabra héroe pocas veces se emplea al femenino, con muchos motivos habría que hacerlo para hablar de su figura. Superviviente de una época convulsa en manos del terror nazi, se prometió a ella misma que su último pensamiento antes de morir iba a ser para la “Shoá” (holocausto). No se sabe si así fue -aunque probablemente lo fuera- pero lo que es seguro es que Simone Veil marcó un antes y un después en la política francesa e europea, desde que fue nombrada ministra de Sanidad en Francia en 1974 hasta ser designada Presidenta del Parlamento Europeo en 1979, convirtiéndose en la primera mujer en dirigir la Eurocámara, y dejando una huella indeleble en la memoria de los franceses por su activismo político, social y humanista. Autora de la ley Veil, promulgada en enero de 1975 y que legalizó el aborto en Francia, su paso por la historia francesa y luego europea no tiene parangón. Hoy en día, sus restos mortales descansan, junto a los de su marido, en el Panteón de París, siendo la quinta “gran mujer” en entrar en un templo de “grandes hombres” (grabación que viene inscrita en el mismo Panteón).

A continuación voy a proceder a esbozar un breve análisis grafológico de su personalidad.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

La escritura de Simone Veil nos habla de una persona con un SOBRESALIENTE NIVEL DE INTELIGENCIA (gran simplificación en el trazo, trazos muy progresivos, escritura especialmente pequeña y decreciente), basada en una natural capacidad de abstracción y una actitud crítica, favoreciendo una aguda capacidad de observación y de análisis que le han ayudado a lo largo de su carrera profesional a dilucidar temas sociales muy puntiagudos, mostrando además vivacidad intelectual y de acción (puntuación particularmente ágil), propia de una persona especialmente resolutiva.

Pero no solo hablamos de una persona con un nivel sobresaliente de inteligencia racional, sino también y sobre todo emocional, propia de una personalidad dotada de una extraordinaria capacidad para automotivarse y renacer de sus cenizas, tal ave Fénix, en los peores momentos de su vida, como sin duda lo fue su deportación a los campos de concentración nazis y el hecho de quedarse posteriormente huérfana de padres y hermano. Igualmente, aquel nivel de inteligencia emocional indica una notable capacidad de resistencia al estrés y a los cambios, como de adaptación al entorno, que sin duda alguna le fuera de una inestimable ayuda para sobrevivir no solo físicamente sino sobre todo mentalmente a los horrores de los campos de la muerte.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

« Cada día, mamá está cerca de mí, y sé que todo lo que pude conseguir en esta vida fue gracias a ella ». (Simone Veil)

 

 

 

En el aspecto de la voluntad, nos encontramos frente a una persona vital con una NOTABLE FUERZA DE VOLUNTAD y una correcta canalización de su energía, todo ello indicador de buena salud psicofísica, punto bastante relevante considerando los múltiples traumas y daños colaterales que hubiera podido desarrollar a raíz de su internamiento en los campos de concentración nazis. “No se puede huír uno del miedo, se enfrenta uno con él”. S. Veil

Más allá de una apariencia que muchos han tachado de algo fría y distante, la letra de Simone Veil nos habla de una persona absolutamente PASIONAL, entregada a las emociones y a los sentimientos, no destacando precisamente por el autocontrol sobre los mismos. Si algo le molestaba, seguramente lo hiciera saber, y cuando le invadiera la alegría, el sol quemaría todas las nubes circundantes. Emotiva y EXTREMAMENTE EMPÁTICA, tenía el don de entender los sentimientos de los demás en un santiamén, sabiendo ponerse en el lugar de esas personas con mucha facilidad.

Realista y con los pies pisando el suelo, supo tomar decisiones pragmáticas sin tampoco renunciar a cierto punto de idealismo; “Con una mente iluminada, todo dolor es aceptable”. S. Veil

Estamos hablando de una persona dotada de una excelente memoria, principalmente auditiva, con mucha más facilidad para retener sonidos que imágenes.

Mujer de armas tomar, de palabra firme y mirada penetrante, destacaba también en ella una notable capacidad de negociación (letra semi-legible, mixta, ágil y dinámica, extendida, con rasgos filiformes y muy simplificados) que seguramente le haya permitido lidiar con la oleada de opiniones contrarias a las suyas, sobre todo en la época de la ley Veil donde fue literalmente vilipendiada por sus detractores. Era original y con mucha capacidad para innovar (escritura personalizada, progresiva, dinámica, espontánea, flexible, con puntuación adelantada), siendo un punto de discordia para cualquier otra persona u otro grupo de personas defendiendo una postura más rígida o convencional.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

En realidad, era muy buena compañera de trabajo, tolerante y extraordinariamente flexible, tanto en su criterios como a la hora de adaptarse a otra gente o grupos sociales, siendo una excelente jefa de equipos notablemente capacitada para ejercer un liderazgo conciliador. Gozaba además de un excelente sentido del humor (escritura vibrante, ágil y dinámica, gladiolada, de dirección flexible, trazado espontáneo y rasgos muy simplificados) solo apto para grandes intelectos como el suyo.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Respecto a su carácter y comportamiento, hablamos de una persona extravertida, con buenas habilidades sociales y de comunicaciones, sin tampoco darse a grandes exhibiciones de cariño o de cercanía.

Destaca en ella una gran sensibilidad, propia de una persona cargada de una emotividad a flor de piel que se refleja en su escritura oscilante que vibra al compás de sus emociones y de sus pasiones. Además, se trata de una persona muy sincera y honesta, y estable emocionalmente, tan transparente como la profundidad de su mirada que no dejaba a nadie indiferente.

Asimismo, Simone Veil era especialmente HUMILDE (formas simplificadas y sencillas, letra pequeña, firma y texto iguales con rúbrica sencilla)  y dotada de una GRAN BONDAD y GENEROSIDAD, humildad que hiciera que no se creyese mejor que nadie, hablándonos de un ser absolutamente desprovisto de cualquier ápice de prepotencia, por mucho que se la tachara de ello en más de una ocasión (detractores no le faltaron nunca). Igualmente, conocía y respetaba los valores sociales, éticos y de convivencia con los demás.

Eso sí, supo como pocos hasta qué punto es importante creer en uno mismo y en sus valores y principios para ser creíble. Y ella no solo tenía una muy buena autoestima,  un muy buen autoconcepto y confianza en su potencial, sino que además inspiró a miles y miles de personas para creer una sociedad más justa e igualitaria. Se aceptaba tal como era, sin ninguna necesidad compensatoria de valorarse ni de ser reconocida por los demás.

De ella emanaba COHERENCIA (con sus valores, con sus ideas, con sus propias convicciones) por todos los poros de su piel, donde dejó hasta su muerte grabada voluntariamente el número asignado por los nazis en su internamiento en Auschwitz: 78651. Así fue toda su vida: mirando de frente los problemas, con una valentía y una entereza más que admirables.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

«Las mujeres tienen mucho aún que reivindicar »

«Para mí lo primero fue ganarme la libertad »

Simone Veil

 

 

 

 

 

Firmado: Grafóloga Sandra Bruno

www.sandracbruno.com

 

Últimos artículos publicados

MARIE CURIE: análisis grafológico de una gran DAMA DE LAS CIENCIAS

Si hasta el siglo XX había sido muy difícil _por no decir imposible_ despuntar como mujer en el panorama histórico-científico, el siglo XX ve sobresalir con dos premios Nobel (de Física en 1903 y de Química en 1911) a la mujer que hizo que las instituciones más prestigiosas como los científicos más ilustres de sus tiempos se rindieran a su innegable talento: hablo de MARIE CURIE.

La GRAFOLOGÍA EMPRESARIAL: un GRAN PASO hacia LA HUMANIZACIÓN de los RECURSOS HUMANOS

El pasado 20 de Julio se celebraron los 50 años de la llegada del hombre a la Luna. Aquello me hizo pensar en una película que vi en 2016 sobre las figuras ocultas que se escondían detrás de tal hito histórico. Figuras que se han quedado en la oscuridad y silencio del reconocimiento a su grandísima labor para que aquel gran sueño se convirtiera en una realidad.