Sandra Bruno
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Sandra Bruno

Experta en Grafología Empresarial aplicada a la selección y gestión de RRHH

Oriundo de una familia de artistas armenios que huyeron del horror del genocidio turco en 1915, Charles Aznavour nace el 22 de mayo del año 1924 en Francia (París), país de acogida de su familia natal. No será sin embargo hasta el año 1960, con 36 años, que conocerá la gloria como artista con su canción “J´m voyais déjá”, punto de partida de su carrera como artista consagrado internacionalmente. Desde entonces, no para de recoger premios, y sigue en activo cantando en giras mundiales hasta la llegada de su muerte el 01 de octubre de 2018: «El show debe continuar» será su frase fetiche.

Veamos qué nos desvela la escritura del “embajador de la canción francesa” sobre su personalidad.

 

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

Seductor nato, el encanto de Aznavour traspasa su mera presencia y nos eleva hacia una personalidad sutilmente definida a la altura de sus mayúsculas dinámicas, altas y ampulosas que nos hablan de un autoconcepto y de una autoconfianza ciertamente elevados. Sin duda, posee el don de encandilar con sus palabras al alma más fría (escritura personalizada y fluida, llena de viveza y vibrando a unísono de sus propias emociones, además de irregular y progresiva).

Respetuoso y amante de las relaciones cordiales (escritura vibrante y armónica, de dirección flexible y con rasgos de apertura a la derecha), se inclina hacia los demás como una necesidad vital, pero no exento de cierto recelo y pudor a la hora de entregar su confianza y desvelar sus intimidades más secretas.

Intelectualmente hablando, estamos frente a una persona con una destacable agilidad mental, movida por las pasiones, habilidosa para tomar decisiones, y con una marcada seguridad en sí misma.

Emotivo y sentimental (conjunto irregular, inclinación a la derecha, puntuación adelantada, rasgos progresivos), Aznavour no solo se deja llevar por el fluir de sus emociones sino que las escucha hasta tal punto de saber transcribirlas a otro nivel más elevado e universal como lo es la música. Supo transformar ese don en su medio de vida (escritura dinámica, con predominio del movimiento sobre la forma, irregular, espontánea, con rasgos originales) haciendo que contribuyera a llevarlo al éxito, junto a su gran creatividad y a su ya mencionada destacable habilidad para encandilar a los demás a través de la palabra, como lo demuestra cada letra de sus canciones. “Nací entre la música, bañado en un mar de poesía” confesaría un día.

Aunque pasional y emotivo, Aznavour sabe pararse antes de tomar una decisión o emprender un proyecto para sopesar los pros y los contras, pero lo justo para no precipitarse, demostrando ser un hombre práctico que no se deja abrumar por pensamientos innecesarios

Se advierte en Aznavour un destacable nivel de inteligencia, tanto a un nivel puramente racional sino también a un nivel más emocional, todo ello propio de una persona con una marcada capacidad de liderazgo, de respuesta ágil y pronta, y que sabe pensar desde enfoques prácticos y realmente innovadores. De hecho, su “d” minúscula nos indica una gran facilidad de asimilación, para percibir el entorno y adquirir conocimientos. Nos dibuja una persona dinámica, activa pero también y sobre todo sumamente realizadora, para la cual de poco sirve el conocimiento si no es para emprender una acción posterior. En él se unen sabiamente la capacidad inventiva y la capacidad realizadora.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
Fuerte y vital, Aznavour tiene canalizada de forma óptima su energía vital en el plano de la realización, la decisión y la iniciativa. No suele desperdiciar sus esfuerzos en una idea, acción o proyecto poco provechosos, sino más bien sabe administrar óptimamente sus recursos hacia la consecución de un resultado satisfactorio. Disciplinado y Trabajador incansable, sabe mantener el impulso de sus tareas de forma continuada, mostrando un grado óptimo de actividad vital.

De marcada voluntad y fuerte carácter, defiende sus puntos de vista con ahínco y siempre en base a argumentos de peso. No se deja convencer con facilidad y es sensible a las críticas, con ocasionales arranques de genio y faltas de autocontrol cuando siente herido su orgullo. Tiene una mente siempre en ebullición, aguda y sagaz que le hace ver la realidad bajo el prisma del sentido del humor más sutil y marcado por un punto de rebeldía. Sin duda, es un adversario de alto voltaje por su sagacidad y su juicio crítico.

Audaz y decidido, está dispuesto a asumir riesgos cuando considera que el proyecto en el que está inmerso merece la pena. Resulta ser una persona más idealista que realista, que disfruta compartiendo sus inquietudes más profundas con los demás.

Se encuentra más a gusto desempeñando labores de mando, donde puede dar rienda suelta a sus dotes de líder nato, a su natural habilidad para aplicar su autoridad y a su necesidad vital de independencia laboral, ya que prefiere seguir sus propios criterios y tomar sus propias decisiones que obedecer a las órdenes de otros.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

 

A un nivel más personal, la “v” desbordante en forma de ala de gallina, tanto en su firma como en el resto de su escritura, nos enseña a un Aznavour muy protector con los suyos, hasta paternalista, a quien le gusta cuidar de su gente más cercana y querida.

Extravertido en esencia, presenta excelentes habilidades sociales y de comunicación, pero manteniendo firmes sus ideas y principios. Sabe adaptarse muy bien a su entorno más directo, y ganarse su respeto y confianza de inmediato, con tendencia a ser diplomático. Es sin duda un hombre dotado de un gran carisma, hábil y convincente en su trato con los demás. Le gusta rodearse de gente en su día a día y le complace estar en grandes fiestas codeándose con todo tipo de personas. Tiende a desarrollar una vida social muy rica por su necesidad de contacto con una gran variedad de gente.

Es sincero y honesto, confiable hasta cierto punto, aunque siempre desde un prisma diplomático haciendo primar el tacto en sus relaciones. En el fondo de su ser, es mucho más desconfiado de lo que aparenta ser y, además, su facilidad de convicción y, por qué no decirlo, de seducción, puede a veces llegar a manipular o al menos subyugar de forma consciente o inconsciente a sus interlocutores.

En su entorno más privado, su grado de afectividad es tal que necesita a personas que sepan corresponderle en este sentido. En su esfera más íntima, es una persona exigente y selectiva. Le cuesta entregarse a una pareja fija, pero una vez pasado ese primer filtro, es comprometido y hasta paternalista, como bien lo vimos anteriormente.

Asimismo, su gran espontaneidad y su gran sensibilidad hacen de él una persona con un alto nivel de empatía, pero también particularmente propensa a sentirse herida por comentarios o actos de los demás. Dotado de una fuerte intuición, sabe elegir muy bien a su gente de confianza y le confiere un marcado sexto sentido que le hace entender las motivaciones reales de los demás.

Su estado de ánimo corresponde a una persona optimista, con sana ambición y muy orientada al logro, con facilidad para ilusionarse y renacer de sus cenizas, como el Ave Fénix.

 

«Incluso andrajoso, con el hambre retorciéndome las tripas, tendré siempre la alegría de estar en un desván, con una tabla sobre las rodillas, escribiendo…» .

                                                                                    Charles Aznavour

Últimos artículos publicados

La personalidad de ELTON JOHN al descubierto: ¿qué nos desvela la ESCRITURA de Rocket Man?

Para hablar de la personalidad de Elton John a través de su escritura como grafóloga, no puedo eludir al consagrado artista y compositor que siempre he admirado y cuyas obras han formado el hilo musical de parte de mi infancia y adolescencia. Es un placer y honor para mí aportar mi granito de arena sobre la fascinante y poco conocida faceta más personal del incomparable, único e irrepetible artista.