Sandra Bruno
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Sandra Bruno

Experta en Grafología Empresarial aplicada a la selección y gestión de RRHH

El pasado 20 de Julio se celebraron los 50 años de la llegada del hombre a la Luna. Aquello me hizo pensar en una película que vi en 2016 sobre las figuras ocultas que se escondían detrás de tal hito histórico titulada precisamente «Figuras ocultas». Figuras que se han quedado en la oscuridad y silencio del  reconocimiento a su grandísima labor para que aquel gran sueño se convirtiera en una realidad. Estoy hablando de Katherine Johnson (más conocida por haber calculado la trayectoria del vuelo del Apolo 11 hacia la luna, aunque participara en varios proyectos espaciales anteriores), Dorothy Vaughan (primera mujer afroamericana en convertirse en supervisora de los servicios de IBM en la antesala de lo que sería posteriormente la NASA) y Mary Jackson (primera mujer ingeniera aeroespacial de Estados Unidos), dignas merecedoras de un reconocimiento a su inmensa labor en la construcción de ese gran sueño que tardaría años en materializarse.

Pues bien, como grafóloga empresarial, no puedo evitar hacer un símil con la disciplina a la cual me dedico profesionalmente: LA GRAFOLOGÍA EMPRESARIAL. Ella sigue siendo la gran desconocida para el gran público, como lo fueron en otra época las figuras ocultas del lanzamiento a la luna del Apolo 11 y de los primeros pasos humanos en la Luna.

Al igual que esas grandes damas de las Ciencias cuyos nombres solo acaban de salir a la luz hace nada (2016), la grafología empresarial sigue estando a la sombra de muchos procesos de selección. Y cuando hablo de sombra, no hablo solo de estar discretamente detrás de numerosos procesos de selección, sino de estar aún a la sombra del más grande desconocimiento sobre su esencia y sobre sus ventajas a un nivel tanto profesional como humano.

En los tiempos de e-conocimiento, de e-comunicación y de e-volución tecnológica, parece ser que el humano se ha quedado en un segundo plano. Y nada más lejos de la realidad. Detrás de las más grandes empresas, siguen habiendo PERSONAS que las dirigen; detrás de los departamentos de RRHH, siguen habiendo PERSONAS que los coordinan; y detrás de los candidatos que se presentan, sigue habiendo UNA PERSONA única e irrepetible con un TALENTO PARTICULAR que se presenta a un puesto de trabajo concreto.

 

APLICANDO LA GRAFOLOGÍA EN TU EMPRESA, TEN POR SEGURO QUE DARÁS UN GRAN PASO HACIA LA HUMANIZACIÓN DE TU FORMA DE SELECCIONAR Y GESTIONAR TU POTENCIAL HUMANO.

 

Con la llegada a la luna, siempre se dice que se dio un gran paso para la humanidad. Y, sin duda alguna, lo fue. De hecho, detrás de cualquier hito histórico, hay muchas HISTORIAS HUMANAS y SACRIFICIOS HUMANOS.

Pues detrás de un candidato, hay una historia, unas motivaciones, unas aspiraciones, unas frustraciones, un sinfín de dolores, esfuerzos, sacrificios, anhelos y ambiciones que hay que respetar y tomar en cuenta si queremos realmente dar en la diana con él. No basta con poner una cruz en un cuestionario, no basta con indicar su edad, no basta con revelar su estado civil, no basta con actuar como si de una obra de teatro se tratase.

 

BIENVENIDA A OTRA FORMA DE CONSIDERAR A LOS CANDIDATOS, HACIÉNDOLES PROTAGONISTAS Y SIENDO NOSOTROS MISMOS HUMANOS Y RESPETUOSOS HACIA NUESTRA PROPIA CONDICIÓN HUMANA.

 

Y precisamente una de las grandes virtudes de la grafología empresarial es RESPETAR al ser humano que se presenta para un puesto de trabajo, porque el grafólogo NUNCA JUZGA sino que solo EMITE UN INFORME DE PERSONALIDAD Y DE VALÍA PARA UN PUESTO DE TRABAJO CONCRETO. En este punto, me gustaría hacer un paréntesis: puede que una persona no junte todos los requisitos expuestos para un puesto, pero puede presentar igualmente determinados rasgos de personalidad como una gran agilidad mental y/o una destacable facilidad de aprendizaje que le permiten por ejemplo manejar con rapidez un software determinado, aunque nunca lo haya utilizado. De hecho, en la época de constantes cambios donde vivimos, tener en plantilla a personas con facilidad de aprendizaje y de flexibilidad mental será un plus a tener en cuenta por encima del manejo de ciertos programas informáticos, a no ser que busquemos un experto informático en la materia, claro está. El motivo es muy sencillo: estos programas caducarán con la misma rapidez que llegaron al mercado, pero no las personas. En todo caso, ellas se arrugarán (es ley de vida) pero NUNCA SU TALENTO: https://www.sandracbruno.com/mayores-de-45-anos-el-nuevo-muro-de-berlin-laboral/

La grafología empresarial permite sacar a la luz todas las características más profundas del ser humano, tanto a nivel de emociones, motivaciones, anhelos, miedos e inhibiciones como a un nivel más intelectual e incluso actitudinal, lo cual es primordial si consideramos que en cualquier empresa se trata de trabajar en equipo, interactuando con otras personas.

 

LA GRAFOLOGÍA EMPRESARIAL NOS APORTA UNA INFORMACIÓN TAN VALIOSA SOBRE EL CANDIDATO QUE NOS PERMITE NO SOLO DESCUBRIR Y CALIBRAR LA VERDADERA PERSONALIDAD DE UNA PERSONA, SINO ADEMÁS NOS PERMITE FOMENTAR LA BASE DE UN GUIÓN PERSONALIZADO A LA HORA DE ENTREVISTAR POSTERIORMENTE A DICHA PERSONA.

 

Claro que no todo recaerá encima de los hombros del candidato y es hora de hacer acto de AUTOCRÍTICA hacia nuestra labor de profesional de RRHH. Dejemos clara una cosa: la entrevista “tradicional”  basada en las mismas preguntas de siempre y con el mismo guión generalizado desde que el mundo es mundo, esta entrevista no solo aburre y frustra a los candidatos, sino que es absolutamente IMPRODUCTIVA.

Si queremos que un candidato sea puntual, seamos nosotros mismos puntuales. Si queremos que un candidato sea amable, seamos nosotros mismos amables enseñando nuestra mejor cara y, por qué no, una sonrisa, no cuesta nada y dice tanto… Si queremos que un candidato se relaje de verdad, fomentemos un clima distendido y de confianza. Si queremos sacar a la VERDADERA PERSONA que hay en él, seamos nosotros mismos empáticos y estemos a su mismo nivel: el de una persona que entabla una conversación con otra persona. Si queremos que una entrevista sea PRODUCTIVA, hagamos preguntas claves dirigidas hacia puntos muy particulares de la personalidad del candidato que influirán en el desempeño de su futura posible labor, y que el informe grafológico permite tener en cuenta a la hora de realizar la entrevista.

 

SEÑORES, UNA ENTREVISTA NO ES UN INTERROGATORIO, SINO MÁS BIEN UNA CHARLA CONSTRUCTIVA CUYA FINALIDAD ES DESCUBRIR EL VERDADERO TALENTO DEL CANDIDATO Y SU ADECUACIÓN CON EL PUESTO OFERTADO.

 

La grafología empresarial permite allanar el terreno antes de una entrevista y PERSONALIZARLA, permite hacer un primer filtro descartando a aquellos candidatos con signos de deshonestidad y falta de ética, y permite desvelar la adecuación tanto personal como profesional a un determinado puesto de trabajo.

En definitiva, la grafología empresarial no solo LE DA SENTIDO –común además– a tus procesos de selección y gestión de personas, sino que además te permite dar un GRAN PASO HACIA SU HUMANIZACIÓN.

Recuerda: se trata de “Recursos Humanos”, no de “Recursos Digitalizados”. El día que estos mismos recursos estén totalmente automatizados, entonces, pero solo entonces, habrá que cambiarles el nombre. De momento, hablemos de HUMANIZAR los recursos HUMANOS y qué mejor manera que a través de la GRAFOLOGÍA EMPRESARIAL.

 

 

Fdo. Sandra Bruno

Grafóloga empresarial

grafologia@sandracbruno.com

 

 

 

 

Últimos artículos publicados

GRAFOLOGÍA EMPRESARIAL: POSTURA REAL de un candidato VS. POSTUREO LABORAL

Ya se sabe…en Recursos Humanos se pretende premiar la objetividad y la transparencia de los candidatos. Pero, a la hora de la verdad, cualquier profesional de RRHH asume lo sumamente difícil que es acertar en la elección del candidato final.

Ahora bien, la grafología empresarial permite descubrir la verdadera postura vital y actitudinal de los candidatos, y descartar así a los que expertos en fingir un determinado “postureo laboral”.

¿COMPETENCIAS BLANDAS? Y si hablamos de COMPETENCIAS a secas?

Hablar de “Soft skills” o “competencias blandas” es un tema de debate muy recurrente en Recursos Humanos que genera mucho contenido y sobre lo cual la mayoría de la gente suele opinar muy bien. Como tema de conversación en sí, creo firmemente que merece la pena ser tratado y valorado por su clara relevancia a nivel corporativo. Ahora bien, como grafóloga empresarial, no puedo estar más en desacuerdo con esta denominación de “competencias blandas”.