Sandra Bruno
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Sandra Bruno

Experta en Grafología Empresarial aplicada a la selección y gestión de RRHH

Mucho se habla de la técnica grafológica y de los indiscutibles beneficios que nos puede aportar al obtener su propio informe grafológico de personalidad, pero pocos saben realmente en qué consiste. Tanto es así que decidí escribir un artículo para aclarar la mayoría de la dudas que se me han ido presentado como experta en grafología.

La primera confusión que me suelo encontrar cuando se me pide información al respecto es referente a la base misma del estudio. Gran parte de la gente se cree que una sola firma basta para poder realizar un estudio grafológico, y no es exactamente así, al menos para realizar un informe grafológico de personalidad.

Para ello, habrá que proporcionar un texto de una extensión de al menos 15 líneas (mucho mejor si ocupa folio y medio), en un folio en blanco, sin pautar, para no guiarnos por unas líneas pre-dibujadas y poder así dejar volar tanto nuestra imaginación como nuestra mano.

El útil (bolígrafo, pluma, etc.) más recomendado es el mismo que solemos usar para escribir normalmente, para que no nos suponga un esfuerza extra y contribuya a la espontaneidad del hecho de redactar el escrito con la mayor naturalidad posible.

Es que en ello reside el análisis de personalidad a nivel grafológico: estudiar la parte más inconsciente del sujeto, esa parte de él que escapa a su control consciente, más allá de su parte más social y expuesta a los demás.

Por ello, se necesita no solamente un texto redactado por la personal analizada, pero también de su firma al final del mencionado texto. LO QUE SE ESTUDIA REALMENTE ES EL CONJUNTO ESCRITURAL DEL TEXTO Y DE SU RESPECTIVA FIRMA. Personalmente, cuando me dispongo a estudiar a una persona a través de su escritura, siempre insisto en el hecho de que no puede ser un dictado, ni una mera copia de otro texto que tengamos a mano. Se trata de ser un acto lo más espontáneo posible y, por tanto, el texto tiene que fluir y en ningún caso estar condicionado por factores externos. Escribir sobre uno mismo, y/o sobre un tema que le interese en ese justo momento, siendo la temática libre, de la forma más natural posible, es lo más recomendable.

Asimismo, es mejor estar en un lugar donde el sujeto se encuentre lo más distendido posible para asegurar la autenticidad de su escritura y en las mejores condiciones para poder escribir, tanto a nivel de mobiliario (mesa lo suficientemente despejada, silla cómoda, etc.) como de luz (tiene que haber luz suficiente). En los informes grafológicos de personalidad para uso empresarial, siempre se tendrá en cuenta la posibilidad de interferencia de nervios o estrés, sobre todo cuando la prueba se realiza en la propia empresa en presencia de un profesional del departamento de RRHH.

Y ¿EN QUÉ CONSISTE REALMENTE UN INFORME GRAFOLÓGICO?

Suelo decir que un informe grafológico de personalidad es un escáner de nuestra propia personalidad. De la misma forma que uno se dirige a un centro médico para analizar una posible dolencia, uno solicita un informe grafológico de personalidad para hacerse una radiografía de su propia forma de ser, pensar, sentir, y comportarse, con el fin de conocerse mejor a sí mismo, para tomar consciencia de su propio potencial, temperamento, pero también de sus puntos más débiles y así poder mejorarlos para avanzar mejor. Asimismo, el informe grafológico le permitirá ahondar en sus verdaderas competencias, motivaciones, e incluso orientación vocacional/profesional sobre todo en caso de querer reorientar su trayectoria personal y/o profesional. Se trata de un estudio tan exhaustivo que uno no deja de sorprenderse de la cantidad de información que acaba recabando sobre sí mismo.

A nivel personal, creo que es indudablemente un gran aliado para poder obtener una visión “objetiva y fiel” de sí mismo. En unos tiempos donde el talento y el autoconocimiento forman parte del abecedario de un buen profesional, conocerse a sí mismo a través de su propia escritura es sin duda una ventaja de gran peso. Es de hecho 100% recomendable.

¿DE QUÉ PARTES CONSTA UN INFORME GRAFOLÓGICO DE PERSONALIDAD?

Personalmente, como profesional de la grafología, suelo redactar informes de personalidad de una extensión media de entre 15 y 20 páginas, con un estudio de más de 70 rasgos de personalidad, donde se ahonda en la parte intelectual, temperamental y actitudinal del individuo.

La primera parte del informe indaga los valores intelectuales de la persona  analizada. Aquí se ahonda no solo en la parte más racional del individuo (la que sirve de base para la mayoría de los test de Coeficiente Intelectual), su agilidad mental y su capacidad memorística, entre otros, sino también en su inteligencia emocional, su potencial imaginativo y creativo, además de las denominadas “inteligencias múltiples” (concepto acuñado por el psicólogo Gardner) que abarcan desde la inteligencia lógico-matemática hasta otros tipos de inteligencia como la lingüística, la interpersonal, la intrapersonal, la musical, la cinético-corporal o la espacial.

La segunda parte del informe indaga el temperamento y actitudes de la persona analizada. Se trata en esta parte de saber cómo reacciona esta persona en un entorno laboral. Se centra en la forma en que la persona estudiada dirige su existencia, en su nivel de energía vital o fuerza para enfrentarse al entorno, su nivel de actividad y pereza, su habilidad resolutiva, su constancia, su equilibrio emocional, su tendencia a la autoridad o a la sumisión, a la observación, precisión, etc.

La tercera parte indaga la forma de ser más personal de la persona analizada. Se centra en sus aspectos de carácter y de conducta, su forma de ser, sus tendencias naturales y su estado anímico, así como el nivel de ambición personal y orientación al logro.

Como se puede observar, son muchos los rasgos personales que se analizan en un informe grafológico de personalidad, y no menos interesantes las conclusiones que se pueden sacar de ello.

¿EXISTEN DIFERENTES TIPOS DE INFORMES GRAFOLÓGICOS DE PERSONALIDAD?

Sí, existen diferentes tipos de informes de personalidad según el uso que se le va a dar.

Pueden ser informes grafológicos para uso particular para el propio autoconocimiento del individuo interesado, pero también informes destinados a dejar patente la orientación vocacional de un adolescente, y la orientación vocacional/profesional de uno o varios trabajadores, para su reubicación dentro de una empresa o para diseñar nuevos equipos de trabajo. Asimismo, se puede utilizar para estudiar la compatibilidad de carácteres (jefe/subordinado, jefe directo/secretaria, miembros de un equipo para un proyecto), para selección o evaluación por competencias, y un largo etc. Apuntaré que la grafología se emplea igualmente en medicina mediante la grafoterapia.

COMPLEJIDAD DE UN INFORME GRAFOLÓGICO DE PERSONALIDAD

Aparte de las letras bajo sus ocho órdenes grafológicas (tamaño, forma, inclinación, dirección, presión, velocidad, cohesión y orden), se estudian también la firma, las letras reflejas y los gestos-tipos, y eso siempre dentro del contexto global del escrito. Dedicaré otro artículo a explicar en qué consiste exactamente cada uno. Lo que sí adelantaré es que, mientras que a través del texto se estudia la parte más social y profesional a través de la firma, se analiza el aspecto más privado y personal del individuo; a través de las letras reflejas, se estudian sus particularidades; y, a través de los gestos-tipos, nos adentramos en los matices más destacados y propios del individuo que lo hacen único.

Todo ello hace que se trate de un complejo trabajo exhaustivo de mucha atención, precisión, concentración y respeto hacia la persona objeto de estudio que, sin duda, requiere tiempo y dedicación. Y, por encima de todo, requiere pasión por el estudio de la gran complejidad del ser humano, como es justo mi caso.

Es que, como dice Elsa Punset, “Para que tu vida tenga propósito o sentido, tienes que vivir de acuerdo a tus pasiones, tus valores y tus habilidades”. Y ¿qué mejor manera de conocerlos que a través de la grafología?

Últimos artículos publicados

GRAFOLOGÍA EMPRESARIAL: POSTURA REAL de un candidato VS. POSTUREO LABORAL

Ya se sabe…en Recursos Humanos se pretende premiar la objetividad y la transparencia de los candidatos. Pero, a la hora de la verdad, cualquier profesional de RRHH asume lo sumamente difícil que es acertar en la elección del candidato final.

Ahora bien, la grafología empresarial permite descubrir la verdadera postura vital y actitudinal de los candidatos, y descartar así a los que expertos en fingir un determinado “postureo laboral”.

¿COMPETENCIAS BLANDAS? Y si hablamos de COMPETENCIAS a secas?

Hablar de “Soft skills” o “competencias blandas” es un tema de debate muy recurrente en Recursos Humanos que genera mucho contenido y sobre lo cual la mayoría de la gente suele opinar muy bien. Como tema de conversación en sí, creo firmemente que merece la pena ser tratado y valorado por su clara relevancia a nivel corporativo. Ahora bien, como grafóloga empresarial, no puedo estar más en desacuerdo con esta denominación de “competencias blandas”.