Sandra Bruno
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

Sandra Bruno

Experta en Grafología Empresarial aplicada a la selección y gestión de RRHH

Dentro del marco de grandes mujeres que dejaron huellas en el siglo veinte, no podemos eludir la gran Simone de Beauvoir, para la cual tengo además una especial predilección, tanto por su forma de pensar y luchar por sus ideales, sino por su particular forma de vivir y amar.

Lo que es innegable es que la autora del “segundo sexo” (1949) es y sigue siendo un ícono intelectual, en gran medida relacionado con la defensa de la libertad de la mujer pero también por su relación con Jean-Paul Sartre.

Veamos qué nos desvela su escritura:

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

A nivel intelectual, es interesante comprobar que Simone de Beauvoir posee una inteligencia lógico-matemática (escritura pequeña, con rasgos afilados y trazos progresivos, simplificada, vibrante y regular), siendo capaz de analizar con actitud crítica múltiples variables resolviendo así diferentes hipótesis y problemas abstractos con rapidez. Además, destaca en ella una extraordinaria agilidad mental (velocidad ágil, predominio de guirnaldas, rasgos filiformes) y una gran facilidad para tomar decisiones (palabra extendida e inclinada a la derecha, puntuación adelantada, rasgos progresivos) siendo una persona dotada de una destacable habilidad resolutiva y un innegable poder de liderazgo. Por todo ello, podemos hablar de una mujer con una poderosa inteligencia, capaz de pensar desde un enfoque creativo, práctico e innovador.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

La que afirmó: “No se nace mujer: se llega a serlo” fue en su época objeto de mucha controversia. Y todo ello se refleja en su forma de escribir. Mujer iconoclasta, con un marcado genio y un temperamento reactivo e impaciente, Simone de Beauvoir muestra ser una persona fundamentalmente pasional (letra casi tumbada, cohesión con predominio de ligado, rasgos progresivos y muy simplificados, finales lanzados, rasgos filiformes, puntuación adelantada) poco dada a controlar sus impulsos ni tampoco a obedecer debido a su fuerte emotividad y su gran sensibilidad. En ella predomina el corazón y sin duda aquello se reflejaría en su vida sentimental, y en su relación tan particular que mantuvo a lo largo de los años con Sartre.

Particularmente segura de sí misma (escritura inclinada, extendida, velocidad ágil y regular), pone su lógica y su idealismo natos al servicio de su inteligencia. Amante de una vida social rica, necesita trabajar con gente, destacando en trabajos de equipo y rehuyendo de puestos solitarios y rutinarios. Además, tiene una clara habilidad para manejar el lenguaje, con una marcada habilidad para convencer y encandilar a los demás, con un indiscutible poder de seducción.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

En cuanto a la voluntad, se aprecia en Simone de Beauvoir un temperamento fuerte y un ser dotado de una gran vitalidad, teniendo además muy bien canalizada su energía. Dinámica y nerviosa, no para quieta en ningún momento, su mente está en constante ebullición, cual torbellino intelectual. Decidida y perseverante, una vez que emprende un camino, suele llegar hasta el final, por muchas piedras que se encuentre en el camino.

Por mucha seguridad que tenga en sí misma, y ese afán de controlar sus pensamientos, ideas y hasta su propio entorno, no se caracteriza por tener demasiado autocontrol sobre sus propias emociones. Sentimental e impulsiva, se lanza al descubrimiento de nuevos conceptos y nuevas ideas como otrora Colón se lanzó al descubrimiento de América…con todo su corazón, pero sin poder prever cómo iba a reaccionar ante tal magnitud. Seguramente su día a día no fuera de lo más tranquilo.

En todo caso, lo que es innegable es su voluntad de acero, la constancia y determinación con la cual llevaría a cabo cada uno de sus planteamientos intelectuales, y su gran idealismo. Esos tres pilares serían las tres Marías que llevarían a Colón a descubrir América. Ella descubriría otra cosa: su propia intelectualidad. Todo ello, con la constancia de su trabajo diario y su gran capacidad de trabajo haría que llegaría a encumbrarse como lo que es: un referente en la historia de la literatura y de la ideología feminista.

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn

A un nivel más personal, Simone de Beauvoir es una mujer increíblemente extravertida, dotada de unas excelentes habilidades sociales y de comunicación, todo ello siendo una baza a la hora de hacer valer su trabajo y a ella misma, por qué no reconocerlo.

Tampoco se puede negar la magnitud de su afecto hacia sus seres más queridos, es una madre protectora para todos sus allegados y muy prodiga en demostrarles su cariño.

Sincera y honesta, más idealista que materialista, con una sensibilidad a flor de piel, presenta la compleja y dulce contradicción de ser a la vez un ser abierto a cierta voluptuosidad más que a la espiritualidad. Y precisamente ganas de amar bajo todas sus vertientes no lo faltaron nunca, ni ocasiones para demostrarlo.

Optimista nata, seguramente siempre soñara con volar alto con el poder de su pluma guiada por el viento de su imaginación, y así fue.

No le motiva el orgullo, y aún menos la vanidad, sino una sana ambición de llegar donde otros nunca llegarían, y más en su época: escribir la historia de la mujer con la pluma de una verdadera amante del pensamiento existencialista y del Amor bajo todas sus vertientes, que ella misma llamaría libre.

“Una no nace mujer, sino que llega a serlo” Simone de Beauvoir

Últimos artículos publicados

La GRAFOLOGÍA EMPRESARIAL: un GRAN PASO hacia LA HUMANIZACIÓN de los RECURSOS HUMANOS

El pasado 20 de Julio se celebraron los 50 años de la llegada del hombre a la Luna. Aquello me hizo pensar en una película que vi en 2016 sobre las figuras ocultas que se escondían detrás de tal hito histórico. Figuras que se han quedado en la oscuridad y silencio del reconocimiento a su grandísima labor para que aquel gran sueño se convirtiera en una realidad.

GRAFOLOGÍA EMPRESARIAL: POSTURA REAL de un candidato VS. POSTUREO LABORAL

Ya se sabe…en Recursos Humanos se pretende premiar la objetividad y la transparencia de los candidatos. Pero, a la hora de la verdad, cualquier profesional de RRHH asume lo sumamente difícil que es acertar en la elección del candidato final.

Ahora bien, la grafología empresarial permite descubrir la verdadera postura vital y actitudinal de los candidatos, y descartar así a los que expertos en fingir un determinado “postureo laboral”.